Bionic Fingertip da a las personas que han sufrido la amputación de alguno de sus dedos sentido del tacto en tiempo real.

El danés Dennis Aabo Sørensen se convirtió en el primer amputado capaz de sentir y reconocer texturas usando un dedo biónico equipado con sensores, y conectado quirúrgicamente a los nervios de su brazo.