El espacio drone de Europa se llamará U-Space, será limitado a 150 metros de altura y solo para matriculados.

La innovación y producción de estos dispositivos voladores y con diversas funciones esta en alza, existen innumerables proyectos relacionados con estas aeronaves no tripuladas y sobre todo con las que serán totalmente autónomas. Pero mucho antes de sorprendernos acostumbrados a convivir con los drones, como en cierta forma nos gustaria a los amantes de la ciencia ficción, se requiere de un encaje legal y normativo que regule el espacio y uso de los mismos.

Con diversas capacidades altamente especializadas y ofreciendo seguridad y eficiencia los primeros en llegar al mercado estarán dirigidos a un uso industrial para realizar trabajos especialmente forzosos o peligrosos. Es lo que afirma la empresa estadounidense Sarcos Robotics.