España revalida su título de campeona del European Cyber Security Challenge, campeonato que organiza la Agencia Europea para la Seguridad de la Información.

Pese al poco apoyo oficial, sin dinero ni ordenadores, y por segundo año consecutivo la selección española de 'hacking' ha vencido a todas las demás en el campeonato de Europa de Ciberseguridad. Una competición especialmente ilusionante para el equipo nacional de este año, ya que defiendian el título conseguido el año anterior en Düsseldorf, Alemania.

Se trata del mayor campeonato técnico a nivel europeo en materia de Ciberseguridad, iniciativa de la ENISA, en el que compiten los mejores talentos de los diferentes países participantes, seleccionados a través de sus diferentes competiciones nacionales.

Durante los días 31 de octubre y 1 de noviembre las selecciones de 15 países de todo el continente competiron por hacerse con el primer puesto en la cuarta edición de este campeonato que este año se realizó en Málaga. Y por segundo año consecutivo España se encontró en la final con su bestia negra, Rumania. Una vez más vuelven a ganar los españoles, que además participaron con sus propios equipos y sin patrocinios, contando unicamente con el ajustado presupuesto que les da la administración pública a través del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

Seleccionados de entre unos 600 candidatos que pasan un año preparándose para este evento, estos jóvenes de entre 18 y 26 años tuvieron que pasar una primera fase llamada ‘Cybercamp online’ que, siguiendo las mejores puntuaciones obtenidas redujo los candidatos de 600 a 50, otra prueba presencial que dejó al grupo en 15 y una selección final hecha por el entrenador.

"La clave ha estado en el juego en equipo y en el talento de los chicos. Tenemos un presupuesto muy ajustado lo cual es verdaderamente lamentable, pero hemos demostrado que somos los mejores ", cuenta orgulloso, Antonio Ramos, especialista en ciberseguridad y seleccionador del equipo español, en conversación con Teknautas. "Los requisitos han sido muy exigentes y no hay becas, ni nada similar, para los participantes. Que aún así haya tantos jóvenes que quieran sacrificarse por esto es una muy buena señal" reflexiona el entrenador.

El director de contenidos del programa de televisión Mundo Hacker, profesor de universidad y hacker, ha sido el encargado de formar el equipo que, según cuenta, tiene tanto talento como equilibrio (que es lo más importante). “No ha sido nada fácil hacer la selección, había chicos muy buenos. Muchos hablan de que en España falta talento en ciberseguridad, pero eso no es cierto”, comenta.

Y es que pese al bajo presupuesto, y el desconocimiento sobre la prueba, que solo lleva 3 ediciones, el poder de convocatoria de este año ha demostrado que dentro del mundo 'hacking' España también tiene una gran cantera.

"Hemos jugado como un equipo y tengo claro que técnicamente hemos sido los mejores del torneo", explica al periódico el capitán del grupo José Ignacio Rojo, quien alaba el trabajo y sacrificio de sus compañeros, y pide que aumente la inversión en este tipo de eventos.

El campeonato se basa en los clásicos ‘capture the flag’. Típicos juegos entre ‘hackers’ que se basan en retos que van resolviendo para ganar puntos. En la final, España tuvo que defender su infraestructura y, al mismo tiempo, atacar la del contrario para conseguir hackearla. Al final, todo iba entrando en un contador que se revisaba al terminar. España jugó más, y mejor que Rumania, y eso hizo que al final le sacara 130 puntos que le llevaron a la victoria.

“Nosotros somos ofensivos, y muy buenos en la resolución de misiones”, comenta Antonio Ramos. “No creemos que se pueda ganar un partido defendiendo, y eso es algo clave en nuestro juego”.

Además de la táctica, también influye el compañerismo y la buena coordinación entre ellos destaca por su parte, José Ignacio (Josi en el equipo), "En un sector en el que siempre vas por libre es muy complicado organizarse, por eso mi labor principal era conseguir que no se aislasen demasiado y mantener al grupo unido", explica el joven. "No estabamos entre los favoritos al principio, pero haciendo un buen trabajo hemos acabado ganando".

Las victorias en campeonatos de este tipo dan muestra del nivel de los jóvenes españoles en el terreno de la ciberseguridad, y es triste que tengan tan poco o ningun apoyo de la empresa privada y la administración pública, y que todo este talento se esté desaprovechando en el país.

Vicente Aguilera Díaz, socio fundador de la firma de seguridad española ISecAuditors, cree que el apoyo y la apuesta es clara. “Desde hace años en España se busca y se contrata mucho talento en ciberseguridad, pero todavía queda mucho por hacer”, explica Aguilera. “Hay muchos puestos vacantes y no hay más oferta, no encontramos más perfiles cualificados y eso tenemos que cambiarlo”.

Él, como empresario que incluso ha sido jurado de algún 'Cybercamp', cree que campeonatos así ayudan a demostrar el talento y a atraer a más jóvenes a este sector: “La ciberseguridad es imparable, pero creo que falta inversión desde la administración pública que incentive a los jóvenes a dedicarse a esto. Eso sí, pienso que es un problema global, no solo español”.